Perú redujo en 21% desnutrición crónica infantil en dos décadas

La familia Suttaraura, cuando Josué Abdías y Josué Abraham, sus hijos gemelos recién había nacido hace 20 años y hoy son jóvenes saludables. Foto: ANDINA/Difusión

Reporte de Unicef revela que del 33 % en el 2000 pasó a 12 % en la actualidad

El Estado Mundial de la Infancia (EMI) 2019 elaborado por Unicef reveló que la desnutrición crónica infantil en el Perú se redujo en 21% durante las dos últimas décadas.

El reporte recoge los indicadores oficiales de desarrollo de la niñez y adolescencia de todo el mundo e incluye los del Perú, donde se evidencian resultados en su lucha contra la desnutrición infantil.

Este esfuerzo se cristalizó en la vida de los gemelos cusqueños Josué Abdías y Josué Abraham Suttaraura, quienes llegaron al mundo en el 2000 en su natal Hanaq, Chuquibamba, provincia de Lamay, Cusco, cuando en el Perú el 33% de niñas y niños menores de cinco años padecía desnutrición crónica. 

Abdías y Abraham no escaparon a esa realidad. Nacieron con desnutrición, pero gracias al cuidado de sus padres, vigilancia y apoyo de la comunidad y la preocupación intersectorial del Estado, hoy son jóvenes saludables. 

Dos décadas después, la reducción de este indicador ha sido notable: 12% de niños y niñas peruanos menores de 5 años presenta desnutrición crónica.

Testimonio filial

Don Igidio, padre de estos dos jóvenes, es líder comunitario y recuerda que en su juventud creía que el progreso estaba asociado al cemento, a construir carreteras. Ahora, afirma, eso no es lo principal. “Lo importante es el desarrollo humano”, reconoce. Por eso, en estos años él y su esposa se dedicaron a sus hijos. 

“Les hemos atendido y querido desde chiquitos, los ayudamos en sus estudios. Es nuestra lucha y lo será siempre, con ellos y otros niños de nuestra comunidad. Tenemos que poner todo de nosotros para que crezcan bien alimentados y con mucho cariño”.

En comunidades como Hanaq, Chuquibamba, el liderazgo comunitario es la clave. La comunidad trabajó para monitorear el estado nutricional de los niños, garantizar el acceso a servicios de salud y nutrición, y difundir conocimiento sobre alimentación. 

Esta experiencia muestra la importancia de las prácticas de cuidado cariñoso y sensible, nutrición adecuada, interacción, protección, seguridad y oportunidades de aprendizaje durante la primera infancia. 

Nutrición y familia

Durante la presentación del reporte, la ministra de Salud, Zulema Tomás, reconoció que el reporte de Unicef muestra la realidad de los niños en el mundo y permite conocer que -a nivel global- 3 de cada 5 niños está malnutrido. 

“En el Perú hemos luchado durante muchos años contra este problema. Logramos bajar la desnutrición, pero tenemos retos, tareas pendientes que las encontramos, sobre todo, en las zonas rurales del país”, comentó.

Ariela Luna, viceministra de Desarrollo e Inclusión Social, recordó que la lucha contra la anemia y desnutrición se gestó antes del 2000, con programas Buen Inicio promovido por Unicef. 

“Igidio y su familia son un maravilloso ejemplo de esta estrategia que nos planteó enfocarnos en la alimentación y el involucramiento de familia para que trabaje el crecimiento y desarrollo integral del niño”. 

Brechas regionales 

Sin embargo, a pesar de que los promedios nacionales dan cuenta de grandes avances, los regionales evidencian profundas brechas entre regiones de costa, sierra y selva. 

En la región Huancavelica el promedio de desnutrición crónica infantil es 33% mientras que en Lima Metropolitana es 5%. 

Ana de Mendoza, representante de Unicef, manifestó que el Perú enfrenta tres retos: desnutrición, hambre oculta y obesidad. Esta realidad afecta a las familias de los quintiles más bajos y de zonas más vulnerables. 

“Las recomendaciones que dan publicaciones como el EMI 2019 son trabajar políticas públicas a las que se les asigne un presupuesto considerable. Así el país logrará familias empoderadas que cambien su alimentación, crecimiento y desarrollo con cuidado cariñoso y sensible.”

Anemia

La anemia es un problema nutricional en Perú que afecta especialmente a niñas y niños entre 6 y 35 meses. El 2007 afectó a 57 de cada 100. El 2018, a 43 de cada 100

A diferencia de la desnutrición crónica, el avance en la lucha contra la anemia es muy lento y modesto. En Puno por ejemplo entre el 2007 y 2018 solo se ha reducido de 78% a 68%, y en Ucayali se ha incrementado de 50% a 56%.

El EMI 2019 se publicó a pocas semanas de conmemorarse el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Fuente: Andina

::Radio Marañón::

Instagram
YouTube
YouTube