Escándalo: sale en libertad sujeto acusado de violentar sexualmente a sus hijas, gracias a fiscal de San Ignacio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Un giro inesperado dio el caso aberrante de violación sexual de un padre hacia su propia hija, debido al cambio de postura inesperado del fiscal provincial de San Ignacio, Aldo Atilano Calderón Vílchez quien, en audiencia final de juicio oral, decidió retirar su acusación primigenia en la que solicitaba cadena perpetua para el acusado.

El caso se remonta al año 2021, fecha en la que la madre de la menor descubrió los abusos sexuales a los cuales era sometida su hija por parte de su padre biológico, Enrique Guevara Rivera, los mismos que ocurrían desde que la niña tenía trece años. Los vejámenes, según la denuncia, ocurrieron en tres oportunidades, cuando la víctima iba a la chacra para ayudar a su progenitor, en el caserío La Palma, distrito de Chirinos, en la provincia fronteriza de San Ignacio.

El caso, desde el primero momento, avanzó a paso lento en el Ministerio Público de San Ignacio, el fiscal Aldo Calderón Vílchez, solicitó la prisión preventiva, por siete meses, cerca de un año después de conocidos los hechos, cuando la madre de la menor denunció las demoras a través de Radio Marañón.

Enrique Guevara Rivera, pasó entonces a la clandestinidad y se mantuvo así hasta enero del 2024, cuando fue finalmente detenido por la Policía Nacional y trasladado al penal San Rafael de Jaén para cumplir su prisión preventiva. La medida coercitiva se redujo de siete a tres meses, por disposición de una juez de San Ignacio, pues el juicio estaba en la etapa final y el fiscal ya había formulado su acusación: cadena perpetua para Enrique Guevara.

Misteriosamente, la audiencia, según denunció la madre de la víctima, y tal como consta en el expediente judicial, se reprogramó tres veces desde enero:

A la primera citación, el fiscal Aldo Atilano Calderón Vílchez no acude y envía a su fiscal adjunto, Walter Miranda, el mismo que al llegar a la audiencia pide que se reprograme y se espere fiscal titular. El colegiado le da la razón.

En la segunda fecha, se reprograma porque el abogado del acusado estaba con dengue.

Luego, se programa el juicio, recién en abril. El juicio oral, se da en tres sesiones: una de ellas se reprograma porque no se pudo reproducir todo el vídeo de cámara Gesell. Las tres sesiones se alargan a siete.

Hasta que, sospechosamente, ayer lunes 22 de abril, fecha en que se cumple la prisión preventiva del acusado Enrique Guevara Rivera, el fiscal retiró su acusación fiscal.

El representante del Ministerio Público justificó su cambió de posición en el juicio argumentando que la menor habría caído en presuntas contradicciones como no recordar detalles del lugar donde ocurrían las violaciones sexuales: si la chacra tenía plantas de coco o granadilla, por ejemplo.

Este alargamiento innecesario, al parecer, tenía un solo fin: abrirle las puertas del penal San Rafael al acusado.

Los jueces que integran el Juzgado Colegiado Supraprovicional de Jaén, fueron enfáticos en señalar, en la audiencia, que las pruebas habían sido valoradas y Enrique Guevara Rivera era responsable del delito de violación sexual, pero el retiro de la acusación fiscal no les permitía tomar una decisión final, pues el caso debía ser revisado por el fiscal superior, quien deberá corregir o ratificar el “error” del fiscal Aldo Calderón.

Enrique Guevara Rivera deberá salir este 23 de abril, a primera hora, del penal San Rafael, a la espera de que el fiscal superior se pronuncie y el caso pueda tener una sentencia definitiva. Si bien, el acusado deberá cumplir reglas de conducta como firmar todos los meses en el juzgado, ante la inminente pena de cadena perpetua, lo más factible, estamos seguros, le será pasar a la clandestinidad como se mantuvo durante varios años al inicio de este proceso.

PUBLICIDAD 8

PUBLICIDAD 4

PUBLICIDAD 5

PUBLICIDAD 6

PUBLICIDAD 3

PUBLICIDAD 7

Noticias Destacadas