Agricultores y ganaderos impactados por demoras del FAE-Agro

El Gobierno y una gran contradicción: declaró a la producción agropecuaria como actividad esencial durante la cuarentena, pero este será el último sector que recibirá ayuda estatal. Y es que a más de tres meses desde que se anunció la creación del Fondo Agrícola Empresarial (FAE-Agro), el financiamiento a los pequeños productores del país aún no llega.

Recién el último sábado, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aprobó el otorgamiento de la garantía del Gobierno Nacional al Fae-Agro. De esta forma, Cofide tiene luz verde para iniciar en los próximos días con la subasta de las tasas de interés de los créditos que, luego, serán colocados a través de las entidades financieras.

Fue el 8 de junio pasado cuando el titular del Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), Jorge Montenegro, anunció como parte de su paquete de reactivación al sector –afectado críticamente por las medidas de aislamiento social y baja demanda por el cierre de restaurantes y hoteles– que crearía un fondo por S/ 2.000 millones para otorgar créditos a tasas flexibles a cerca de 300.000 productores del país.

Cabe indicar que el programa crediticio se creó para asegurar la campaña agrícola 2020-2021. No obstante, la siembra empezó a fines de julio. Y en Piura el impacto del nulo financiamiento ya ha comenzado a notarse. A falta de dinero para trabajar las tierras, la exportación de banano orgánico se redujo en -15%, mientras que los envíos de limón también cayeron en -30%, según reportó desde medio Piura el dirigente Antonio Valdiviezo. Y en La Libertad, el economista Huerta Benites señaló que al menos 126.000 productores “reportan pérdidas considerables”.

Mientras que a nivel nacional la disminución de la producción de la actividad agrícola cayó -1,72% y -9,52% en los meses de junio y julio debido a las menores áreas cultivadas, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Menor cultivo

Y si hablamos de la presente campaña agrícola, se ha previsto que en las regiones de Amazonas, Ancash, Cusco, Ica, Junín, Lima, Lima Metropolitana, San Martín y Tumbes los agricultores reduzcan sus áreas de cultivos en -4,1% en conjunto, según el Marco Orientador de Cultivos del Minagri.

¿Las razones? Además, de la falta de financiamiento, como anota Lucila Quintana, expresidenta de la Convención Nacional del Agro (Conveagro); existe una grave disminución de la mano de obra en el campo debido a las restricciones de acceso por la pandemia –muchas de las regiones han regresado a la cuarentena obligatoria–, la caída de los precios en chacra –como en el caso de la papa cuyo valor kilo bajó a S/ 0,20–, así como por la falta de agua.

Parte de nota publicada en La República

::Radio Marañón::

Instagram
YouTube
YouTube