Países africanos y asiáticos declararon emergencias nacionales para enfrentar la plaga de langostas más grande de las últimas décadas

Somalía, Kenia, Etiopía y Pakistan son algunas de las naciones que han visto como hordas de insectos arrasan con campos de trigo, maíz y algodón. La ONU advirtió que, de no combatirse pronto, la invasión podría alcanzar hasta 30 países

Distintos países del este de África y Asia han declarado durante los últimos días emergencias nacionales, consecuencia de su enfrentamiento con sendas plagas de langostas, las más grandes de las últimas décadas.

Las imágenes tienen tintes bíblicos: Somalía, Kenia, Etiopía y Pakistan son algunos de las naciones que han visto como hordas de insectos arrasan con campos de trigo, maíz y algodón.

Foto: AP Photo/Ben Curtis

En Pakistán, por ejemplo, la plaga es de tal calibre que ha puesto en peligro los objetivos anuales de producción de trigo. “Tengo serias dudas”, ha añadido el responsable de la Cámara de Agricultura del estado de Sindh, Nisar Khaskhali, “de que lleguemos a los 27 millones de toneladas previstos”.

El doctor en la Universidad de Agricultura de Faisalabad, Muhammad Ashraf, ha confeccionado un equipo de investigación para abordar la crisis más grave que se recuerda desde la plaga de langostas de 1993: enjambres de entre 30 a 50 millones de langostas que pueden cubrir 150 km y devorar hasta 200 toneladas de comida al día.

La plaga de langostas en Pakistán. Foto: AP

Por ello, las autoridades han activado un plan de racionamiento temporal ante este “ataque alarmante y sin precedentes”. Sin embargo, el ministro de seguridad alimentaria, Majdum Khusro Bajtiar, ha reconocido que el país dispone de recursos muy limitados para combatir la plaga“Contábamos con una veintena de aviones para aerosoles aéreos. Pero ahora solo quedan tres”, expresó. No obstante, indicó que “todavía es posible salvar la mayor parte de los cultivos”, pero avisó que “hay que actuar inmediatamente”.

Somalia, por su parte, declaró la emergencia el pasado domingo. Sin embargo, el caso tiene un nivel de particularidad mayor, considerando que el país africano no enfrentaba una plaga de langostas de ese tamaño hacía 70 años. En un comunicado, el ministerio de Agricultura indicó que la plaga pone en serio riesgo la frágil seguridad del país, uno de los más vulnerables del mundo.

La plaga de langostas en Kenia. (AP Photo/Ben Curtis)

La misma situación enfrentó Kenia, cuyas autoridades explicaron que tampoco veían una plaga de tal calibre desde hacía 70 años. Con pocas herramientas para combatir la plaga, el Gobierno desplegó oficiales de policía que han recurrido a métodos poco ortodoxos: lanzaron gas lacrimógeno y dispararon rondas de ametralladora a los insectos.

En Eritrea y Djibouti, cientos de personas los persiguen para echarles pesticidas de forma manual. Y en Etiopía, si bien las autoridades cuentan con pequeños aviones para echar pesticidas desde el aire, la cantidad de langostas ha forzado a que algunas aeronaves deban realizar aterrizajes de emergencia.

Autoridades de las Naciones Unidas indicaron que si no se controla la plaga, y las condiciones para la propagación de los insectos continúa siendo favorables, esta podría alcanzar 30 países en África y Asia. Uganda y Sudan del Sur son algunos de los países que podrían integrar la lista en un futuro cercano.

Un factor que contribuyó al tamaño de la plaga fueron las inusuales condiciones climáticas que atravesó el continente el último año. El departamento de la ONU para África del Este explicó que las abundantes lluvias que cayeron a finales de año pasado inundaron regiones usualmente semi áridas. Esta combinación, indicaron, favorecen la propagación de langostas.

La última gran plaga que impactó África tuvo lugar entre 2003 y 2005. Tuvo un costo de casi USD 600 millones, que incluyeron USD 90 millones en concepto de ayuda alimentaria distribuida a naciones afectadas. El continente perdió aproximadamente USD 2.500 millones.

Fuente: Infobae

::Radio Marañón::

Facebook
Instagram
YouTube
YouTube