José de Echave: “Los conflictos son ‘lucecitas’ rojas que nos están diciendo al país que algo no funciona bien”.

El Director de CooperAcción, José De Echave, considera que en el Perú hay que cuestionarse y a la vez diferenciar, que todos los conflictos no son iguales. Precisa que en lo particular se cuestiona, porqué algunas empresas sí pueden desarrollar sus proyectos mineros y otras no. Entonces “es un error tratar de homogenizar los conflictos, hay situaciones distintas”.

 

De Echave, en el espacio “Análisis de la Noticia” de Radio Marañón, expresó que lo que se hace o deja de hacer dentro de los marcos legales, es lo que está dejando “un clima que no es el más propicio, para encarar los conflictos. Una relación entre una empresa minera y una población local va a ser una relación difícil, pero eso no quiere decir que necesariamente se va a convertir en una situación violenta”.  

 

El ex viceministro de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente, señala que “el reto que tenemos como país, es cómo canalizar los conflictos por vías institucionales, pacificas o de diálogo, un esfuerzo que tienen que hacer todos los actores. Pero, si creamos un marco legal e institucional que criminaliza la protesta, flexibiliza en materia ambiental y no fortalece las regulaciones ambientales ( que se puede esperar)”.

 

“La audiencia pública de Tía María se desarrolló el 19 de diciembre del 2003, un día antes del fin de semana, antes de las fiestas de fin de año […], porque se pensaba que la población no iba a estar atenta; craso error, hubo un enfrentamiento en esa audiencia pública, la audiencia pública de presentación de un EIA que duró 35 minutos, y después se dijo a los cuatro vientos que el proyecto de Tía María tenía licencia social; entonces bajo esas condiciones y todas las leyes que en los últimos años se han aprobado, es difícil pensar que se están creando condiciones adecuadas para que no se den situaciones como las de Tía María. Los conflictos son ‘lucecitas’ rojas que nos están diciendo al país que algo no funciona bien” cuestiona.

 

En otro momento, José de Echave, manifiesta que la licencia social, “no es un término inventado por las ONGs, los ambientalistas o el movimiento de derechos humanos, es un término que fue puesto en agenda por las empresas, precisamente por las empresas mineras […]; el gran problema, y los conflictos se dan, cuando las empresas mineras pretenden supeditar la licencia social a la viabilidad del negocio minero”.

 

El especialista finalizó diciendo que las empresas deberían aprender que si no logran tener aceptación de la población, ese proyecto no puede ir; no puede ir en el Perú ni en ninguna parte del mundo. “No estamos diciendo que en el Perú no tiene que haber minería, somos un país con alta dotación de recursos mineros y seguramente la minería va a seguir siendo una actividad importante, pero hay que comenzar a discutir bajo qué condiciones, y hay que discutir donde le conviene al país que haya minería y donde no le conviene”.