"Mesa de diálogo con mucho diálogo pero con poca decisión política"

Este lunes se llevó a cabo una de las mesas de diálogo emprendidas como consecuencia del conflicto por la tarifa costosa y el mal servicio entre el Frente de Defensa y la empresa Electro Oriente, consecuencia de paralizaciones desarrolladas desde mayo del 2016.

  

 

Por: Alonso Ríos Otero

         Docente de Realidad Nacional de la Universidad de Chiclayo - Jaén

 

En esta mesa de diálogo los actores fueron dos representantes de Osinergmin, la ingeniera Sandra Chevarría Lazo (asesora de la comisión de energía y minas), ingenieros de Electro Oriente y su nuevo gerente regional  (Ing. Felipe Ernesto Barreda Grados), además, el representante de la Presidencia del Consejo de Ministros (Econ. Jorge Montoya) y los integrantes del Frente de Defensa de los Intereses de Jaén. Debo mencionar que mi participación fue como Sec. De Juventudes del FEDIP y a la vez como ciudadano.

  

Estos espacios son importantes porque empezamos a creer que el Estado no existe sin sus instituciones incapaces. Tener a dos integrantes de Osinergmin que parecían robots cuando respondían, a cuestionamientos de los participantes, que solamente tienen por función en específico ser  aplicadores de las leyes que las rigen y de las decisiones de los organismos de poder, y qué la supervisión de la inversión se encuentra tomando su curso.

  

¡Nada más! Así es señores. Sin embargo, esto es inadmisible, pareciera que los funcionarios del Estado se olvidan que son remunerados por el Estado. El ser parte de una entidad estatal y supervisora, está dentro de sus obligaciones no sólo responder a  inquietudes, sino informar sobre sus resultados institucionales. 

  

Por otra parte, la empresa Electro Oriente  mantiene su palabra en atender a los ciudadanos que han sido afectados por el mal servicio, además se aplicará el costo promedio a los clientes residentes y rurales de Jaén como especifica el cálculo de Osinergmin.

  

Lastimosamente, el tema tarifario se encuentra supeditado por la actividad congresal y esta como sabemos, está preocupada  en otros temas como el problema del Gaseoducto Sur Peruano. 

  

Debemos ser sinceros, estas mesas de diálogo sirven para socializar información, mas no para tomar decisiones, y lo que espera la población son decisiones políticas, que pasa por el gobierno central y los parlamentarios. 

  

No se va a lograr nada, si el conflicto por la tarifa eléctrica no llega hacer problemática nacional. En efecto, quizá los costos no son impactantes porque aun nuestra economía no se encuentra en recesión y, de esta manera, la  población  pueda sentir que su bolsillo está siendo manoseado. 

  

Cabe rescatar que sin movilización y sin liderazgo de nuestras autoridades, llámese alcalde y regidores, la situación conflictiva tarifaria se convertirá en una anécdota más de las tantas que existen. Para no llegar a esto, se requiere la incesante actividad de la población en el ejercicio de su ciudadanía. En otras palabras, empoderar a nuestro pueblo en las decisiones de los gobernantes.