Informe concluye que título de Edgar Alarcón es fraudulento

El título profesional de contador público que obtuvo el contralor general Edgar Alarcón en el año 2000 ha sido declarado como fraudulento por el consejo universitario de la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa (UNSA).

 

El informe que presentó la comisión encargada de evaluar el procedimiento a través del cual el contralor obtuvo su título había concluido que el título fue obtenido sin que Alarcón Tejada acredite experiencia profesional de tres años.

 

Este informe, presentado por el decano de la Facultad de Derecho de la UNSA, Javier Lizárraga, fue aprobado y respaldado por unanimidad por la máxima autoridad de la casa de estudios.

 

"El informe fue aprobado por el consejo universitario y, a la vez, se ha nombrado una comisión especial [...] que tiene el mandato de analizar y determinar los aspectos académicos, administrativos y legales con los que se relaciona lo aprobado hoy", informó el rector de la UNSA, Rohel Sánchez Sánchez.

 

Las conclusiones de esta comisión se conocerán en 30 días, las cuales serán evaluadas y votadas por el consejo universitario.

 

El rector confirmó que esta información ya fue entregada a la comisión del Congreso encabezada por Marco Arana que está evaluando las denuncias en contra de Edgar Alarcón para recomendar si procede o no removerlo del cargo de contralor general de la República.

 

El informe de la UNSA señala que Alarcón no acreditó los tres años necesarios para sustentar el informe profesional que presentó en enero del 2000. Según el documento que presentó ante la universidad, así como una boleta de pago, Alarcón Tejada había empezado a trabajar en la contraloría el 3 de diciembre de 1997.

 

En respuesta a este informe, el contralor aseguró que contaba con más experiencia profesional y que la UNSA aprobó su informe en el 2000 sin objeción alguna. También dijo que iba a tomar acciones legales y que el decano Javier Lizárraga tenía un conflicto de intereses y no se debía pronunciar sobre la validez de su título.

 

Fuente: El Comercio