Director de colegio en Huarango es acusado de tocamientos indebidos a trabajadora

Entre enero del 2015 y junio del 2016, el Poder Judicial impuso 1,394 penas condenatorias por tocamientos indebidos (delito de actos contra el pudor), según el Registro Nacional de Condenas en el Perú. El caso de tocamientos indebidos, no se da solo ante menores de edad, sino también en personas mayores de edad, más en el ámbito laboral.

 

Eso es lo que habría sucedido en diciembre del 2015 en la Institución Educativa Secundaria “Túpac Amaru II” N° 16498 de la capital del Distrito de Huarango en la Provincia de San Ignacio, donde la trabajadora Lucinda Dávila Casas (47), ha denunciado al director del plantel, Prof. Wildor David Sánchez Suárez, por actos contra el pudor.

 

Y es que la mencionada ciudadana, según la denuncia que ya está en juicio oral (luego de más de un año), en el Juzgado Penal Unipersonal Permanente de la Provincia de San Ignacio, la mañana del 24 de diciembre del 2015, el docente la llamó para entregar las llaves a un trabajador que realizaba obras en el colegio, pero eso no se dio ya que el trabajador ya estaba de vacaciones por fiestas de fin de año.

 

Fue momentos después, cuando la denunciante se encontraba en uno de los ambientes que funciona como biblioteca, a pedido del director, verificando un libro de matemáticas que habían prestado a un docente, cuando el acusado la habría cogido fuertemente de brazos y hombros, a la vez que le tocaba sus senos y partes íntimas, intentando besarla, lo que produjo un fuerte forcejeo al mismo tiempo que la trabajadora le gritaba qué era lo que sucedía.

 

Según los documentos de la acusación, al momento del forcejeo entre ambos, apareció en la puerta el esposo de la víctima, Teodoro Becerra Quispe, que se sorprendió de lo que sucedía y confuso del hecho, salió rápidamente al mismo tiempo que el docente soltó inmediatamente a la trabajadora.

 

Tras lo sucedido y luego de hablar con su esposo, Lucinda Dávila, al día siguiente 25 de diciembre del 2015, interpuso una denuncia en el Juzgado de Paz de Única Nominación de Huarango, dejando constancia que no era la primera vez que el mencionado docente actuaba de esa manera.

 

La denunciante siguió el proceso e interpuso queja ante el Ministerio Público en San Ignacio, donde muy lentamente tras varios meses, en el 2016 se han ido realizando algunas diligencias, a tal punto que recién en este 2017 han llegado al juicio oral.

 

En este proceso, la última audiencia se realizó el último jueves 15 de junio, día en que fue citado a declarar el esposo de la víctima, Teodoro Becerra Quispe, ante el Juez Dr. Marlo Robledo Córdova.

 

Becerra Quispe contó lo sucedido, y agregó que el día en que sucedieron los hechos el denunciado trató de hablar con él pero ante tanta molestia, él solo le pidió que no se acercara y se retiró.

 

Fue llamado también a declarar el efectivo de la policía Giovanni Ríos, quien asentó la denuncia en la Comisaría de Puerto Ciruelo, pero el sub oficial nunca llegó.

 

Tras finalizar la audiencia, la fiscalía pidió que el Poder Judicial escuche un audio como medio de prueba contra el acusado, ante lo cual el juez determinó que sería en la próxima audiencia.

 

-¿Dr. Como se declara su defendido, inocente? – Sí–, fue lo único que respondió el Dr. Fernando Carrasco Muñóz, abogado defensor del acusado, al ser consultado al momento de dejar la sala de audiencias.

 

El fiscal a cargo del caso, Dr. Aldo Calderón, declaró a Radio Marañón que faltan algunas diligencias pendientes para que el juez emita su resolución en este caso.

 

“La fiscalía ha emitido un requerimiento acusatorio en contra del citado profesor y se va a demostrar si la teoría del Ministerio Púbico es como se ha probado en el juicio oral y faltan algunas diligencias pendientes para que el juez emita su resolución” indicó.